Calla, puta!

¿Por qué Calla, puta!?

El nombre no es que me guste o me parezca bonito, sino que es una denuncia a la desinformación que se da desde las instituciones como medios de comunicación que en la mayoría de los casos muestran la prostitución desde un sensacionalismo morboso, presentando a las mujeres como tratadas, vulneradas, violadas, traficadas etc, o en el otro extremo presentar a la mujer como una privilegiada superficial que únicamente aspira a una vida llena de lujos. En todos los casos, es una visión distorsionada de la realidad de nuestro trabajo que denunciamos constantemente.

Como habrás adivinado el canal será una muestra de la realidad del trabajo sexual, será una visión desde dentro, cómo vivimos la alegalidad de nuestro trabajo, pero con el prohibicionismo en las calles multando a las compañeras más visibles que ejercen en la calle, las leyes regulacionistas que existen en beneficio de los clubs de alterne y las leyes abolicionistas y punitivistas que nos censuran y multan a las prostitutas por hablar, como por ejemplo atentando contra la libertad de expresión censurando nuestro discurso en universidades para explicar nuestras problemáticas, alegando que somos proxenetas, y que queremos enaltecer la prostitución para captar mujeres.

En la mayoría de ocasiones se apela al sentimiento de la emoción instrumentalizando la trata de seres humanos y la explotación sexual para distorsionar la realidad, haciendo creer que estos delitos son intrínsecos a la prostitución, que cabe recordar que existen porque el gobierno y las instituciones lo permiten por la falta de formación de las autoridades competentes. Ellos son los máximos responsables y no la prostitución, ni mucho menos las prostitutas.

Creemos firmemente que el reconocimiento de nuestro trabajo y unos derechos laborales serían de gran ayuda para identificar y poner solución a los casos de explotación y trata, cómo ya está pasando en Nueva Zelanda que ha despenalizado la prostitución.

El mayor de los problemas nos encontramos es el estigma, un estigma que inculca que cualquier cosa que le pasa a una trabajadora sexual, es porque es trabajadora sexual. Se normaliza la violencia, las agresiones, disuade de denunciar y victimiza a la vez que culpabiliza a las personas que sufren o que podamos sufrir ataques. Cuando exponemos esta realidad, personas e instituciones, que normalizan la violencia del estigma, responden atacando una vez más, acusándonos de proxenetismo a las personas que exigimos respeto, derechos, reconocimiento de nuestra labor para con la sociedad, y denunciamos violencia institucional. Se exige nuestro silencio bajo amenaza favoreciendo el estigma puta. Por ejemplo, cuando se dice que nuestro trabajo es violación pagada, se transmite un mensaje tóxico, las prostitutas pasan a ser sujetos pasivos, resignados, víctimas y vulnerables, nos pone en peligro a la hora de denunciar, ya que se normaliza la violencia y la agresión. Nuestras denuncias no son tomadas en serio, ya que dificulta la posible detección de posibles delincuentes, violadores, agresores, etc. Ya que se normaliza que todo ello forme parte de la naturaleza de nuestra actividad.

Así que para finalizar y resumir este canal, es para decir que no me callo, que me sirve para tratar temas de actualidad, temas de interés para mostrar las problemáticas que nos encontramos las trabajadoras sexuales tales como el estigma, amenazas y persecuciones constantes, pero también hablaré de soluciones y de nuestras demandas.

Espero que os guste, espero que sea el primero de unos cuantos más y os animo a que comentéis, a que expongáis vuestras dudas o sugerencias.

¡Gracias por ver mi vídeo y hasta pronto!




39 vistas
Sígueme
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Google+ Basic Square
  • Flickr Social Icon
  • Instagram Social Icon

Visitante:

Mujeres con derechos.png