La joven de la caja


La joven se despertó, se estiró y se desperezó. Despierta del todo empezó a bailar al ritmo de aquella música... ¡Daba vueltas y más vueltas! Admirando su vestido vaporoso y su cara de muñeca. Siguió bailando: una vuelta otra vuelta sin parar al ritmo de aquella musica pegadiza, repetitiva y a la vez dulce.. Esa melodía... Le traía anhelos y melancolía... Entonces empezó a volar soñando despierta anhelaba la libertad... Al son del viento y al murmullo de los árboles que inclinaban la copa al pasar junto a ellos. Pasaba por el estanque, se mojaba la cara y metía los pies en el agua. Cansada se dejaba caer en la hierba quién la acunaba... La melodía se apagaba, entonces ella regresaba. Volvió de nuevo al espejo y se vió de nuevo reflejada... Una vuelta, dos vueltas, otra más... La música cesaba, con una reverencia la caja se cerraba.


347 vistas