Sin paraguas un día de tarde de lluvia


Parece que oscurece cuando las cosas no acompañan pero aquel día no solo fue un día oscuro y nublado... Fue un día con tarde de lluvia. Y llegó ese día. Habíamos pasado, ya, muchos días tormentosos pero siempre volvíamos. Ya todo era un presagio, ese domingo ya me levanté tarde y mal, era oscuro y para mí no había salido el sol. Pero la tormenta de ira contenida estalló aquella misma tarde: relámpagos de reproches y recriminaciones era el presagio de una semana de emociones contenidas. Tú el trueno y yo la lluvia. Entonces nos entremezclamos en una dura batalla y abrimos el paraguas para que nos protegera del mal tiempo, del nuestro y del meteorológico. Lo compartíamos. Rompiste el paraguas y yo resulté malherida. Era mi paraguas, mi favorito y tú lo sabías. No es que fuera nada del otro mundo pero me gustaba su color verde azulado y su palo de madera. Tenía su encanto, me recordaba a aquellos paraguas de época. El palo estaba partido y las varas rotas. Lo recogí del suelo, cogí las dos partes y corrí a casa mientras gritabas detrás de mí. Entonces traté de arreglarlo y puse todo mi empeño creyendo que si lo arreglaba lograría repararme a mi misma. Arreglé el paraguas y ese mismo día aprendí que la fuerza y el amor está dentro de un@ mismo, buscarlo fuera es estar vací@ por dentro y fue así entonces como recuperé mi paraguas para los próximos días de tarde de lluvia.

#Ariadna #personal #YannTiersen #violenciadegénero #maltrato

42 vistas
Sígueme
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Google+ Basic Square
  • Flickr Social Icon
  • Instagram Social Icon

Visitante:

Mujeres con derechos.png